Saltamontes del prado (Chorthippus parallelus)

Los saltamontes se disfrutan en cocinas de todo el mundo. Es junto con las hormigas uno de los insectos comestibles más populares. ¿Te atreves a probarlo?

Características del saltamontes del prado

El saltamontes de prado es una especie común de saltamontes que puedes encontrar en pastos verdes y frescos. Suele vivir de 7 a 16 semanas. Se le conoce por su salto y su canto chirriante.

Salto del saltamontes del prado

El saltamontes es particularmente bueno saltando, posee un sistema sofisticado de patas que le permite dar grandes saltos.

Tiene unas fuertes patas traseras que hacen de pequeña catapulta, dobla sus patas por la rodilla como un resorte y cuanto el saltamontes está preparado para saltar, este relaja los músculos de las patas, permitiendo que el resorte se libere y lanzándole estilosamente en el aire.

A pesar de esto, es muy fácil atraparlos cuando están en espacios abiertos o cuando la hierba es muy corta, pero en medio de los campos desaparecen entre la vegetación y no los vuelves a ver.

¿Cómo es el sonido que hacen los saltamontes?

El canto de los saltamontes de prado es una de las características por las que más se les conoce.

El saltamontes de prado posee unas patas con crestas en forma de serrucho que frota contra sus alas produciendo un sonido de alta presión llamado crepitación.

Este sonido solo lo producen los machos y lo hacen como forma de cortejo.

Hábitat

El saltamontes de prado salvaje vive en pastos y praderas húmedas de toda Europa, y le podemos encontrar entre julio y noviembre.

Comer saltamontes del prado

Los saltamontes son un delicioso y nutritivo snack que se consume en muchas partes del mundo. Son altos en proteínas y una buena fuente de ácidos grasos omega 3.

Fuente  de proteínas

El saltamontes del prado, en estado seco, contiene muy altos niveles de proteínas. Un 69% de proteínas comparado con el 40% o el 55% que tiene la carne de ternera o pollo.

Además son proteínas de muy alta calidad contienen todos los aminoácidos esenciales en cantidades suficientes. Son más fáciles de absorber que las proteínas de la soja.

Gran fuente de omega 3

Los ácidos grasos son realmente importantes y algunos de ellos son esenciales para nuestro cuerpo, como es el caso del omega 3 o ácido linoleico.

El omega 3 tiene propiedades antiinflamatorias, baja el nivel del colesterol y es esencial en el desarrollo del cerebro.

Este alto contenido en omega 3 es muy importante porque nuestra dieta actual es deficitaria en este nutriente.

Ratio omega 6 y omega 3

El problema de nuestra dieta moderna es el ratio entre los ácidos grasos omega 3 y omega 6. Los dos son esenciales pero deberían ser consumidos en un ratio adecuado.  Además cuando son consumidos al mismo tiempo el cuerpo tiene preferencia por el omega 6.

El ratio óptimo del omega 6:3 está entre 2:1 y 3:1, pero la dieta occidental contiene un ratio entre 15:1 y 17:1 debido sobre todo al uso de aceites refinados de girasol, soja, maíz, y cacahuete en los alimentos procesados.

El ácido graso omega 6 lo podemos encontrar en pescados azules y en animales alimentados con pasto. ¿Adivina que pequeño animalito se alimenta con pasto? Exacto, el saltamontes.

El saltamontes del prado tiene un ratio de ácidos grasos omega 6:3 de 1:2,8 lo cual significa que alimentándonos con él podemos rebalancear favorablemente el ratio 6:3.

Sabor de los saltamontes del prado

Cuando se cocinan frescos son crujientes, tienen un ligero sabor a fruto seco y un fuerte toque umami.

Modo de preparación

Los saltamontes de prado se suelen cocinar fritos o hervidos y después fritos, se les añade sal y especias.

También se cocinan asados, añadidos a sopas o estofados y  en seco molido para hacer harina de saltamontes.

En Tailandia hay un snack muy popular llamado gai sam yang, que lleva saltamontes, chiles, cacahuetes, citronella, chalotas y jengibre.

Precauciones

No cojas saltamontes de prado en lugares que puedan haber utilizado pesticidas o herbicidas.